Penjing es el arte chino de los paisajes miniaturizados, donde “jing” significa “bandeja” mientras que “pen” significa “paisaje”.

El penjing es la forma más antigua de este arte, que se puede clasificar en tres categorías:

    • “shumu” ( el penjing de un árbol solitario). Shumu Penjing: Árbol Penjing (Bonsai) Es la representación de paisajes a través de los árboles, conocido en el mundo occidental como Bonsái, éstos se rigen por los conceptos artísticos de este arte, siendo los estilos y tamaños los mismos que para el Bonsái. La diferencia con el bonsai es que el árbol en si ya simula un paisaje.

Penjing (Shumu)

Penjing (Shumu)

 

    • “shanshui” (Que es el paisaje penjing). Paisaje con rocas y agua. Es la vista lejana de un paisaje, donde las rocas representan grandes montañas que emergen del agua, si se usan árboles éstos deben ser muy pequeños para así acentuar la escala y lograr la armonía visual. En estos tipos de paisajes o representaciones las rocas naturales son el principal medio de expresión artística. Una o varias rocas arregladas sobre un Suipen (nombre dado en China a las bandejas poco profundas sin huecos para el drenaje, conocidas comúnmente como Suiban), pueden recrear un hermoso paisaje lejano, las rocas son de suma importancia. Para lograr la armonía visual en la composición estas deben ser del mismo tipo, clase y color, hay que evitar las formas grotescas o muy simples.

Penjing (Shanshui)

Penjing (Shanshui)

 

    • “shuihan” (categoría de agua y tierra penjing). Paisaje de tierra y agua. En este estilo predomina la tierra y el agua, con muy pocas piedras o ninguna, representa un prado, una campiña, incluso un río con lo márgenes rodeados de árboles. La composición clásica se efectúa en un suiban y el agua es natural o simulada con arena de distintos grosores y colores.

Penjing (Shuihan)

Penjing (Shuihan)

 

Aunque a primera vista las formas penjing  pueden parecer más simples que las japonesas, la realidad es que hay que tener en cuenta un mayor número de referencias estéticas, incluyendo incluso el tratamiento del color y los contrastes de la luz, como si estuviésemos delante de una pintura china.

Desde una interpretación más filosófica, en la base del penjing subyace la concepción china del Universo, gobernado por el equilibrio de los dos flujos de energía cósmica Yin y Yang. El árbol penjing debe generar el ritmo y la tensión dramática necesarios para buscar el equilibrio, mucho más difícil que en el bonsái, por tratarse de un equilibrio dinámico, fruto del gran sentido de movimiento, un equilibrio tan frágil e inestable como lo es la propia vida.

Son tantas las implicaciones y alusiones que encierra el penjing chino, sobre todo desde el punto de vista cultural, que es considerado generalmente por los occidentales y por los japoneses menos natural que el bonsái, mientras que para los chinos en la concepción del penjing chino, además de bello ha de ser completamente natural. En este principio emerge claramente la idea china de la espontaneidad, ya que según ellos:”Debe parecer como si la misma naturaleza lo hubiera engendrado espontáneamente, en un maravilloso acontecimiento natural”.